Mi Experiencia con los Ayunos Lunares

Quiero compartir mi experiencia con los AYUNOS LUNARES.

Llevo poco más de un año investigando en mi misma el efecto de estos ayunos, y están siendo un verdadero regalo para mi en muchos sentidos.

En estas 4 fases lunares (Luna Nueva o Negra, Luna Llena y los 11º días de cada una de las Lunas) tenemos una gran oportunidad de re-ajustar nuestro sistema glandular y metabólico, además de darle un descanso a nuestro sistema digestivo; con lo cual, si ayunamos en estos días, podemos facilitar ese proceso.

Estas 4 fases Lunares son entonces, días para ajustar y limpiar nuestro sistema, nuestro cuerpo físico, pero también para afinarnos o armonizarnos a un nivel energético, mental y emocional.

Tienen un efecto sobre nuestro ciclo menstrual y también, en el equilibrio de nuestro ciclo de los Centros Lunares.

Personalmente, estos ayunos me ayudan a volver a mi equilibrio, ya que hacerlos significa inmediatamente traerme a mi centro, a detenerme, ¡porque cambian mi ritmo!, pudiendo observarme y auto-reflejarme con mayor profundidad, a través de la liviandad y silencio al que me llevan.

Es como si me ralentizaran, pero no me refiero a un estado de flojera, sino que cambian el propio ritmo para volvernos más conscientes de nosotras mismas; es decir, nos sacan del piloto automático, y en ese cambio, puedes ver todo con mayor profundidad y detenimiento.

Además, nos ayuda a sincronizarnos con la luna y los ritmos de la naturaleza.

Más información acerca de los Ayunos Lunares lo tienes aquí:

AYUNOS

El tipo de dieta que lleves y cómo te relaciones con los alimentos, se reflejarán en tu experiencia con los ayunos, y hará que sea más o menos desafiante para ti, por eso es muy importante que, aunque exista un ayuno específico para cada una de las fases lunares, siempre los lleves a cabo escuchándote a ti misma y de manera coherente con tu propia realidad actual y nivel de actividad y ritmos personales.

Porque no es lo mismo llevar una dieta muy saludable y tener ya experiencias previas con ayunos y monodietas de limpieza, que no haber tenido nunca hasta ahora ese tipo de experiencias.

Es un proceso, y se va construyendo poco a poco.

Lo ideal es hacer la mayor cantidad de ayunos lunares posibles para cada mes lunar (4 ayunos en total), pero también es muy importante aquí, nuevamente escucharse a una misma en relación a nosotras, a nuestra realidad actual, a las necesidades y los requerimientos del día; porque no es lo mismo estar con la menstruación que no estarlo, o embarazada, o en medio de viajes, o con una sobrecarga de trabajo, etc.

Hay maneras de poder ir adaptando los ayunos lunares a los constantes cambios en los cuales nos encontramos, y permitirnos fluir con nuestros propios ritmos.

Las invito a todas (hombres incluidos) a experimentar estos AYUNOS LUNARES en uds mismas.

¡Son una verdadera maravilla que permitirán tu propia auto-afinación!.

El día Sábado 9 de Mayo haré un taller acerca de los AYUNOS LUNARES, basado en las enseñanzas de Kundalini Yoga y mi propia experiencia.

Para más información del Taller haz click aquí:

EVENTOS

2 comentarios en “Mi Experiencia con los Ayunos Lunares”

    1. Jai Hari Kaur Khalsa

      Sat Naam Querida Chanandyal,
      Gracias.
      Si, los ayunos lunares ¡son una maravilla!. Sobre todo en los tiempos en los que nos encontramos.
      Yo también espero que podamos vernos y compartir.
      Estamos en contacto.

      Si tienes alguna duda, estaré por aquí.
      Bendiciones.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *