CENTROS LUNARES

 

 

 

 

 

La MUJER y los CENTROS LUNARES

Los centros lunares, o también conocidos como puntos lunares (Yogi Bhajan los enseñó como moon centers, en inglés) son áreas físicas sensibles, localizadas en el cuerpo humano y especialmente sensibles a la energía lunar.

Nosotras las mujeres tenemos 12 centros lunares que interactúan con la luna, moviéndose esta energía en un ciclo de 27 días y medio en total, por todo nuestro ser.

Uno de estos centros lunares es el mismo que el que poseen los hombres: el mentón o barbilla.
Pero como mujeres tenemos otros 11 centros lunares adicionales, localizados en nuestro cuerpo físico, y que tienen un impacto enorme tanto a nivel físico, como mental, emocional y espiritual.

Estos 11 centros lunares adicionales son: la linea del cabello, las cejas, las mejillas, los lóbulos de las orejas, los labios, el  cuello-nuca (la parte de atrás del cuello), los pechos, el ombligo (hacia atrás, área de la espalda), el interior de los muslos, el clítoris y la vagina.

Los 12 centros lunares o puntos lunares en la mujer



Cada centro lunar se mantiene activo en nosotras por 2 días y medio, y luego cambia a otro centro lunar y se mantiene activo por otros dos días y medio, para nuevamente cambiar a otro centro…

Las principales características de cada centro lunar son:

MUSLOS (parte interior) Aquí hay una necesidad de querer confirmarlo todo y pedimos claridad. Verificamos que todo está realmente hecho y de la manera que nosotras sentimos, es la «correcta». Podemos volvernos muy organizadas y productivas, y hacernos cargo de todo aquello que habíamos dejado pendiente con el paso de los días y días…

VAGINA (la membrana) Nos encontramos con una gran energía social, con ganas de compartir y comunicarnos, pero de una manera más íntima y profunda. Podemos estar muy conectadas con nosotras mismas y nuestros propios ciclos internos, como también, con los ciclos del Universo entero. ¡Y con mucha energía sexual!.

CLÍTORIS Aquí también nuestra energía está en socializar, disfrutar y hablar, pero enfocada «hacia afuera», en comunicarnos con otras personas, especialmente con nuestro grupo de amistades. ¡Estamos extrovertidas totales! … y nos sentimos encantadoras. Podemos experimentar aquí también, como en en el centro lunar de la vagina, una gran energía sexual.

OMBLIGO (hacia dentro, área de la espalda) Este centro lunar tiene directa relación con la energía, con lo cual puede manifestarse en nosotras con muchísima energía, resistencia y poder personal; o por el contrario, sintiéndonos muy inseguras y vulnerables, cuestionándonos a nosotras mismas y llenas de dudas. También podemos sentirnos cansadas, fatigadas.

PECHOS/ PEZONES Relacionado con el Arco de Luz que va de pezón a pezón. Nos encontramos centradas en el corazón, en el dar y en el nutrir. Relacionado con la energía materna, con el amor y la compasión. La clave es vibrar desde la neutralidad del corazón, porque de lo contrario, podemos caer en el victimizmo y en la incapacidad de poner límites.

CUELLO-NUCA (parte de atrás del cuello) Aquí nuestra motivación es la comunicación, y los hacemos desde una versión romántica de nosotras mismas, desde el disfrute de la vida, desde la sensación de «relax» y de «romance interno». Nuestra mente está abierta y nos dejamos llevar por nuestras sensaciones y queremos fluir con ellas.

LABIOS Nuestro motor en este centro es, nuevamente, la comunicación, y podemos hablar y hablar… ¡muchísimo!; ¡y de cualquier cosa y con cualquier persona!. Y esto puede llevarnos a revelar aspectos muy íntimos de nosotras mismas o de las demás personas; y luego arrepentirnos. Pero también este centro, en equilibrio, nos puede dar el regalo de estar en un exquisito dialogo «interno».

LÓBULOS DE LAS OREJAS  Este centro lunar también es acerca de la comunicación, pero con un énfasis puesto en nuestros valores e ideales… nos ponemos muy «políticas», y tanto nuestro discurso interno como externo está en lo que sentimos que es justo y lo que no lo es, lo que es correcto o incorrecto, cuáles son los pro y los contras de… Nos re-formulamos, y re-evaluamos nuestra vida y lo que es importante para nosotras.

MEJILLAS Relacionado con nuestra interacción con las demás personas. Puede manifestarse con una gran capacidad «diplomática» y de «relacionadora publica»; o completamente desde la otra cara de la moneda: ¡una total perdida de control de nosotras mismas! Sintiéndonos reactivas, explosivas e inestables emocionalmente.

CEJAS Relacionado con el punto discriminativo del cerebro. Capacidad de visión, sanación y protección. Muy intuitivas. Nos organizamos desde nuestra mente, y podemos tener una gran proyección; pero a veces esto se manifiesta de manera muy fantasiosa y nada realista.

LINEA DEL CABELLO Relacionado con el Arco de Luz que va de lóbulo a lóbulo de las orejas. Gran claridad, intuición y firmeza. Nos sentimos realmente auténticas. Sabemos quiénes somos y lo que queremos; entonces ¡nada puede movernos! Nos sentimos en un estado de «claridad divina» porque estamos en nuestro centro y desde ahí nos proyectamos.

 

Como puedes ver, cada centro lunar tiene su propias características, pero en la realidad son aún más complejos que lo que puede reflejarse en estas descripciones generales, ya que cada centro lunar dependerá desde cuál mente lo estemos viviendo y proyectando: la mente negativa, positiva o neutral.

Lo importante es que los días que está activo un determinado centro lunar se convierte en una especie de “filtro” a través del cual observamos, sentimos y nos movemos, cambiando la visión de nuestro mundo y vida.

¿LO INTERESANTE?
No hay orden específico ni establecido de los centros lunares, sino que cada mujer posee el suyo propio…
¡Y que es cíclico!
Eso significa que se mantiene con el mismo orden siempre, ¡repitiéndose una y otra vez!

¿LA CLAVE?
¡Encontrar tu propio mapa de los centros lunares!
Tu propio ciclo de los centros lunares… tu propia «luna interna«.

 

Jai Hari Kaur Sandhar
Tu Luna Infinita: La Mujer y los Centros Lunares